Son seis: PROTEINAS, HIDRATOS DE CARBONO, GRASAS, VITAMINAS, MINERALES,  y AGUA. 

Estos valores nutritivos están distribuidos de manera desigual, en multitud de alimentos que encontramos en la naturaleza.

Lo que nos importa bajo el punto de vista de la nutrición, (que es lo importante), son los valores nutritivos. 

Nos alimentan las proteínas, que las encontramos en  los alimentos proteicos de fácil adquisición igual que en los inaccesibles económicamente. 

Por ejemplo, todos los músculos del mismo animal tienen el mismo valor proteico. 

Las vitaminas de los vegetales están más en la parte verde que en lo más blanco. Más en los tomates rojos que en los menos sazonados. 

Tanto, o más valor nutritivo encontramos en los pescados azules que en los blancos.

Igual valor protéico los pescados frescos que los congelados.

Debemos desterrar la idea de que los alimentos caros alimentan más. 

Podemos intercambiar unos alimentos por otros que aporten el mismo valor nutritivo, que en aquel momento necesita nuestro organismo, que quizá puede ser también más económico.